15 de noviembre de 1976: preferimos morir luchando que morir de hambre

    Pese a que el 15 de noviembre de 1922 sea una de las fechas más recordadas en las luchas populares ecuatorianas, la misma fecha del año 1976 se vivió un alzamiento campesino de proporciones nunca antes vistas. Más de 10 mil campesinos y campesinas tomaron simultáneamente once haciendas para exigir que se cumpla con lo prometido en la Reforma Agraria: obtener la propiedad sobre las tierras que sus familias habían trabajado por siglos. Se cansaron de que los frutos de su trabajo solo enriquezcan a los terratenientes y burgueses.
     
    El gobierno de turno, la dictadura militar de Rodríguez Lara, emprendió la represión en las distintas haciendas tomadas. El ejército utilizó gases lacrimógenos, hasta agotar su reserva. Entonces, pasó al uso de armas de fuego letales. Las cifras oficiales cuentan al menos una muerta y decenas de personas heridas.
     
    Pese a la represión ejercida por el Ejército, el alzamiento campesino no desistió, y recibió el apoyo de sectores obreros y populares urbanos, así como de estudiantes y docentes universitarios. En un comunicado, el campesinado en lucha declaró que no retrocederían hasta que se haga efectiva la propiedad que por ley les correspondía sobre sus tierras. Declaraban con crudeza que “preferían morir luchando que morir de hambre”.
     
    Es inevitable pensar en las similitudes de este levantamiento con el de octubre de 2019, y es imperdonable no aprender de esta jornada histórica de lucha, muchas veces opacada por la fama del levantamiento de 1922. Lo que nos enseñó esta huelga campesina es que ningún gobierno, por más autoritario o violento que pudiera ser, es más fuerte que un pueblo organizado que tiene todo que ganar y nada que perder.
     
    Más allá de romanticismos historicistas, reivindicamos las luchas populares de este y todos los países, nos nutrimos de su memoria, aprendemos de su experiencia y preparamos la ofensiva popular.
     
    Hoy, ante la arremetida sádica del neoliberalismo, nos organizamos con la experiencia, la inteligencia y la determinación de lxs campesinxs en 1976. Hoy hermanamos las luchas antimineras, que le hacen frente a la muerte, las luchas populares en el campo y la ciudad porque queremos un mejor mañana y porque, también hoy, preferimos morir luchando que morir de hambre.
     
    Acción Antifascista Ecuador
    Difunde